spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, febrero 1, 2023
spot_img
InicioSectorNuevas medidas para incorporar jóvenes al campo

Nuevas medidas para incorporar jóvenes al campo

El presupuesto de la Consejería de Agricultura y Ganadería, presentado esta semana, se mantiene en la línea de rejuvenecimiento del sector, objetivo que prevé la incorporación de 5.000 profesionales hasta el año 2020.

La consejería va a desarrollar diferentes líneas que van a pivotar en posibilitar el acceso de los jóvenes a la agricultura. Para ello destinará 33,3 millones de euros, lo que supone un 6,3% más que en 2016. 28,8 millones irán dirigidos directamente a jóvenes.

Una de las líneas de actuación de la consejería se refiere a las ayudas a la instalación, que se incrementan un 13% hasta los 15,2 millones de euros, con prioridad en el acceso a préstamos garantizados por la administración autonómica.

Los beneficiarios de estas ayudas a la incorporación son las personas jóvenes entre los 18 y los 40 años que deseen acceder por primera vez a la titularidad de una explotación agrícola o ganadera.

Esa posición al frente de la explotación puede ser una titularidad en sentido estricto o bien como socio de una entidad que sea titular de la explotación. Y hay una tercera posibilidad: una cotitularidad, que puede ser junto al progenitor o con el cónyuge, en cuyo caso se habla de titularidad compartida. Así lo destaca el técnico de UCCL Máximo Revilla.

Otro requisito es que el joven esté en posesión de un nivel formativo adecuado a la actividad que va a desarrollar o bien comprometerse a adquirirlo en los tres años posteriores a la resolución de la ayuda.

Junto a ello, el candidato debe elaborar un plan de inversión mediante el cual detalle los medios con los que va a contar en su actividad profesional.

Otra condición es disponer de los medios de producción necesarios para desarrollar la actividad, de modo que el joven que solicita la ayuda debe acreditar esa titularidad.

Condiciones como esta hacen que sea prácticamente imposible que llegue al sector una persona sin relación anterior con la agricultura o la ganadería más allá de haber nacido en una pequeña población. En opinión de Máximo Revilla, quizá las únicas excepciones radiquen en la ganadería (cuando existe la posibilidad de acceder a los pastos comunales) o en la horticultura, en la que no es necesaria una base territorial importante.

Los agricultores o ganaderos que solicitan a una organización agraria ayuda para solicitar esta ayuda “vienen por lo general con una idea preconcebida de la explotación que desean asumir”, según Revilla. Lo que hacen los servicios técnicos es indicar los pasos que se deben seguir para acceder a las ayudas y también asesorar en la toma de determinadas decisiones. Por ejemplo, si les conviene acceder a la titularidad de la tierra mediante compra o arrendamiento.

Precisamente, uno de los escollos que se encuentra el joven agricultor o ganadero se da en relación con la titularidad de los medios de producción. En muchas ocasiones la finca que se tiene en arrendamiento solo tiene detrás un acuerdo verbal, pero cuando el joven desea incorporarse a la actividad necesita contar con un contrato formalizado. Es entonces cuando el propietario de la tierra siente recelo porque puede sentir que un acuerdo por escrito le ‘ata’ al agricultor.

Una dificultad añadida, y no menor, se da en relación con la financiación de todo lo descrito en el documento que presenta el profesional ante la Junta. Resulta muy difícil que un joven disponga de los medios económicos o del acceso a un crédito si no es con el respaldo o el aval del anterior titular de la explotación, habitualmente el progenitor.

Cuantía de la ayuda

La cantidad de la ayuda percibida por el agricultor depende de la condición del agricultor, entre los 20.000 y los 70.000 euros y con una gradación en función de los puntos obtenidos.

Existen 17 criterios de selección y, de este modo, se obtienen cinco puntos en caso de explotaciones con limitaciones naturales, otros tantos en caso de explotaciones consideradas prioritarias, once puntos en caso de ser mujer, siete cuando se trabaje dentro de sectores considerados estratégicos por el PDR de Castilla y León.

Como destaca Máximo Revilla, la mayor parte de las ayudas concedidas se sitúa entre los 30.000 y los 40.000 euros.

El joven tiene la opción de presentar un plan de mejora de forma simultánea. En este caso la ayuda que reciba supondrá un porcentaje de la inversión que plantee, con un límite de 100.000 euros de inversión por cada persona que trabaje en la explotación.

La principal ventaja para el joven es que si un agricultor o ganadero ya instalado solicita la ayuda, esta supondrá como mucho el 25% de la inversión, mientras en el caso de nuevas incorporaciones puede llegar al 45%.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img