spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, febrero 1, 2023
spot_img
InicioSectorSin paños calientes

Sin paños calientes

Editorial de CAMPO 45 – 30/04/2017

Caben pocos paños calientes a la hora de analizar la situación del campo de Castilla y León, en el que este año secano y regadío parecen compartir un escenario calamitoso. Mientras se anuncia un decreto de sequía para la cuenca del Duero, se multiplican los contactos entre organizaciones profesionales, asociaciones y administración para tratar de paliar la situación planteada por la ausencia de agua.

Desde estas páginas sería muy fácil reclamar a los gobiernos central y autonómico un trabajo conjunto y una mayor sensibilidad en favor de los agricultores y ganaderos, pero sería un ejercicio periodístico del todo inútil: numerosas noticias nos indican que la maquinaria administrativa está en marcha y que irá generando novedades.

Más bien cabe, sin apartar la mirada del cielo, realizar una llamada al conjunto del sector para que todos los agentes que tengan algo que aportar mantengan la cabeza fría y sean constructivos. La coyuntura es más que desfavorable y es en estos momentos cuando cabe demostrar madurez.

¿Qué hacer? Más allá de lo dicho, conviene recordar una verdad que puede parecer de perogrullo: el sector está integrado por la suma de cada uno de los agricultores y ganaderos, por cada una de las cooperativas y asociaciones, y cuando las cartas vienen mal dadas es la ocasión para que cada uno cumpla con su papel de la mejor manera que sepa y pueda.

Además de alguna noticia poco gratificante, este número de CAMPO llega a las manos del lector plagado de consejos muy aprovechables para el agricultor de secano, para el riego, para quien sigue apostando por la remolacha y para quien se plantea sembrar girasol.

Si se quiere, se trata de una serie de reflexiones que pueden aportar ideas nuevas o, al menos, repensar las fórmulas y métodos de trabajo que se ponen en marcha un año agrícola tras otro.

El papel de las ferias. El número 45 de nuestra publicación sale a la calle en plena celebración de la Feria de Lerma y a dos semanas del encuentro de Almazán. Una ocasión para repasar el papel de las ferias en la economía rural y para detenerse en analizar su función de nexo entre fabricantes, distribuidores y compradores.

Estos eventos siguen congregando a miles de personas, además de generar a su alrededor un movimiento importante de actividad no directamente vinculada con el campo: desde alojamiento y hostelería hasta todo tipo de compras, sin olvidar la actividad cultural. Una muestra de dinamismo que revela el verdadero carácter del medio rural y que debería llevar al habitante de la ciudad a mirar de otro modo al territorio.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img