spot_img

La publicación agraria líder

domingo, mayo 22, 2022
spot_img
InicioSectorUn 22.128 gigante para reclamar el arreglo de caminos en Valladolid

Un 22.128 gigante para reclamar el arreglo de caminos en Valladolid

En el décimo, de tres metros de largo por dos de alto, se podía ver en una foto, el estado calamitoso en el que se encuentran los caminos y un número: el 22128 (22-12-2008), que coincide con la fecha en la que comenzó todo

Coincidiendo con el Sorteo de la Lotería de Navidad varios agricultores de Langayo entregaron en la Consejería de Agricultura y Ganadería un décimo gigante en el que se podía leer: “Consejera no nos lleves por malos caminos, este año ya toca”. Se trata de una original reivindicación tras siete años reclamando un arreglo de caminos que cada vez se retrasa más.

Los labradores no pudieron entregar el décimo a la consejera, Milagros Marcos, que no se encontraba en la Consejería, pero el décimo se quedó en la Consejería “custodiado”, como señalaron desde Asaja, por la seguridad de la entrada fotografiado por todo el que pasaba.

En el décimo, de tres metros de largo por dos de alto, se podía ver en una foto, el estado calamitoso en el que se encuentran los caminos y un número: el 22128 (22-12-2008), que coincide con la fecha que inició su calvario. Tras la concentración parcelaria, aprobado el arreglo en los presupuestos, al final sin ningún tipo de explicación, los caminos no terminan de arreglarse y siguen pasando los años sin que llegue la esperada solución.

Tras varias reuniones con la administración e innumerables cartas explicando su situación, que no han llegado a ninguna parte, los agricultores y ASAJA-Valladolid decidieron el pasado noviembre pasar a la acción y empezar una serie de actos “llamativos” y diferentes para defender sus derechos.

Los agriculotres explican que los caminos agrícolas no son solo el mejor medio de comunicación para los agricultores, si no también, una de las mejores “armas” para la conservación del medio ambiente. «Son un refugio imprescindible para la fauna y un cortafuego natural en caso de incendio». Además, las acequias que tienen muchos de ellos, previenen la escorrentía, una de las mayores causas de la erosión de nuestros suelos que son un patrimonio a proteger principalmente porque contribuyen decisivamente a la alimentación, economía y fijación de población en Castilla y León.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img