spot_img

La publicación agraria líder

martes, diciembre 6, 2022
spot_img
InicioCereal-FitosanitariosUna aplicación eficiente de fitosanitarios

Una aplicación eficiente de fitosanitarios

LESA señala que los tratamientos con productos fitosanitarios (cuando sean necesarios) son imprescindibles para tender al máximo productivo de los cultivos y poder aprovechar las características de nuestras semillas

Jorge Sánchez, responsable de abonos líquidos y fitosanitarios de LESA

Concepto complicado el de la seguridad en el sector agrícola. A mi entender solo se puede llegar a ella actuando sobre la multitud de variables que están en nuestras manos: abono, semilla, laboreo, rotaciones, fechas de siembra, fitosanitarios, garantía en la venta…

Cada día más, la utilización de los productos fitosanitarios condiciona los niveles de producción en nuestros cultivos, aunque sea difícil de evaluar en qué medida influye cada tratamiento de herbicida, insecticida, fungicida, abono foliar…

Desde LESA entendemos los tratamientos de productos fitosanitarios -que sean necesarios- como imprescindibles para tender al máximo productivo de nuestros cultivos y poder aprovechar las características de nuestras semillas y el potencial de nuestros abonos, y así procurarse la máxima rentabilidad de la explotación agrícola.

Economizar en productos fitosanitarios no significa ignorar un problema  del cultivo “a ver si recupera”, ni buscar el producto más barato “a ver si con esto se soluciona”. Economizar en productos fitosanitarios significa utilizar productos de calidad que garanticen la solución del problema. Significa utilizar los productos cuando son necesarios y en el momento preciso. Significa aplicar estos productos en dosis adecuadas con equipos que garanticen una correcta aplicación y dosificación en la parcela.
Para ponernos en el camino de la seguridad en el área de los productos fitosanitarios, en LESA contamos con la calidad de marcas de primer nivel (Bayer, Syngenta, Monsanto…). Para evaluar las necesidades de tratamientos ante problemas en el cultivo y los momentos de estos, disponemos de  técnicos cualificados y con experiencia que recomendarán el producto adecuado sin preferencias.
Para garantizar la calidad de las aplicaciones, y los momentos de estas, ponemos al servicio del agricultor equipos de aplicación propia y subcontratados adecuados a las necesidades de cada zona.

Preemergencia

En las fechas en las que se escribe este artículo hay que hacer mención a los herbicidas de cereal de preemergencia. No podemos afirmar que estos tratamientos, o los de postemergencia temprana, sean la mejor solución en todos los casos, sobre todo si existe alguna población de mala hierba predominante que no podemos controlar de este modo (bromus…) o si las condiciones de humedad no van a permitir que el producto funcione, pero sí destacar ciertas ventajas de este tipo de tratamientos.
La época de emergencia de las malas hierbas en relación a la nascencia del cultivo es un factor que influye decisivamente en la intensidad de la competencia entre ambas: si conseguimos que el cultivo se implante antes y mejor que la mala hierba, este estará en ventaja.

Hay que destacar que las mayores pérdidas de rendimiento en un cultivo por competencia con malas hierbas se producen cuando esto sucede en las primeras fases del desarrollo del mismo.

El control de la mala hierba es más sencillo en sus primeros estadios. En el tratamiento de preemergencia no podemos ver las poblaciones que van a competir con el cultivo y determinar una actuación a partir de esa inspección ocular, pero en base a las malas hierbas existentes en la zona y en esa parcela en años anteriores no es arriesgado decidirse por este tipo de tratamiento; sobre todo en zonas en las que el mayor problema es la existencia de gramíneas como vallico, avena loca…
No existe el mejor tipo de tratamiento que nos sirva para usarlo sistemáticamente a lo largo de los años, ya que la aplicación del mismo producto, perteneciente a la misma familia química o con el mismo modo de acción puede generar la aparición de biotipos resistentes, como ha ocurrido con los vallicos resistentes al Diclofop metil, las amapolas resistentes al tribenuron metil o al 2,4-D. Las rotaciones, el control integrado y evaluar en cada momento la solución adecuada son las directrices.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img