spot_img

La publicación agraria líder

viernes, diciembre 2, 2022
spot_img
InicioCereal-Semilla“Una semilla de calidad sembrada en su momento salva muchas campañas”

“Una semilla de calidad sembrada en su momento salva muchas campañas”

Ha sido el primer año que Alberto Carreño multiplicaba semilla R1 para Hermanos Platero Maté, con un resultado sobresaliente. Destaca los 6.000 kilos en regadío del trigo duro Qualidou y los 7.800 de la cebada Lavanda, ambas de la marca Marisa

El año 2017 va a quedar en la memoria de los agricultores por los bajos rendimientos que se han obtenido con carácter general. Pero la campaña también ha dejado unas cuantas lecciones de las que el profesional debería tomar buena nota.

Quien ha salvado su producción ha sido quien conoce bien el cultivo y, en consecuencia, ha tomado las decisiones adecuadas. Para Jesús Platero, del multiplicador Hermanos Platero Maté, “lo esencial es acertar con la semilla” teniendo muy en cuenta cuál se adapta mejor a cada zona y a cada tipo de suelo. En ese sentido, apuesta desde hace años por el catálogo de variedades de Marisa, la marca para cereal de Florimond Desprez Ibérica. “Marisa es la obtentora número uno; nos facilita las semillas más adecuadas para cada tierra”, recalca.

Y va más allá: “Este año nos ha enseñado que hay que respetar los ciclos de cada variedad; el que sembró demasiado pronto ha sido el que se ha visto más afectado por las heladas”. De ahí la importancia de prestar atención a la ficha técnica de la semilla y a los consejos que ofrecen el obtentor y el distribuidor.

Un trigo duro precoz y muy resistente

Lo ha comprobado este año Alberto Carreño, que ha puesto 190 hectáreas de cereal en Torrecilla de la Abadesa (Valladolid), de ellas 80 de multiplicación. “Ha sido el primer año que trabajo con Marisa y el resultado no podía haber sido mejor”, subraya. Ha obtenido 6.000 kilos en regadío con Qualidou, un trigo duro de espigado y madurez precoces y con alta tolerancia al oídio, la roya amarilla y el encamado.

Lo sembró a primeros de diciembre y lo ha cosechado en torno al 12 de junio, sin ser muy demandante de agua. “Me ha llamado la atención que es especialmente resistente, dentro de los trigos duros”, recalca. El buen sabor de boca es tal que el próximo año volverá a multiplicar Qualidou, con la esperanza de “mejorar los resultados si el año es mejor y aprovechando que ya conocemos su comportamiento”.

Una cebada con potencial para 10.000 kilos

También era la primera vez que sembraba cebada de Marisa, de la variedad Lavanda, una cebada rústica de ahijamiento elevado y peso específico muy elevado. Es precoz tanto en el encañado como en el espigado y la madurez. También tiene una tolerancia alta al oídio, y al encamado, como ha comprobado Alberto, quien ha cosechado 7.800 kilos, “pero en otras circunstancias podía haber llegado a 10.000 kilos”, como destaca Jesús Platero.

La Lavanda lleva tres años en el mercado y ofrece rendimientos por encima de la media, tanto en secano como en regadío. Resultante de un cruce de Meseta e Hispanic, suma las ventajas de ambas y “resulta ideal para todo tipo de terrenos en siembras de ciclos medios”, destaca Platero.

“Se siembra la última y se recoge la primera”

Alberto ha podido comprobar que la Lavanda es una variedad muy precoz. “Se sembró a principios de diciembre y para cuando me di cuenta ya había granado, antes de los calores”, recuerda. “Se siembra la última y se cosecha la primera”, remacha Platero, quien destaca que esta variedad ha sido la que ha dado más producción en numerosas zonas de Castilla y León. En concreto es la que ha dado más grano, “porque un año como este la planta había crecido muy poco, pero ha sorprendido a todo el mundo, incluso al agricultor, por la cantidad de grano”.

Una cebada para zonas de altas producciones

Una cebada que comparte podio con la Lavanda es Ibaiona, también de Marisa, “de espigado tardío y que por tanto se puede sembrar antes”, como destaca el multiplicador. Su alto potencial la hace especialmente interesante en las zonas de elevadas producciones. Es de ahijamiento elevado, peso específico muy elevado y madurez precoz.

En opinión de Jesús Platero, Qualidou, Lavanda e Ibaiona son tres ejemplos de los avances conseguidos por los. “Son tres buenos argumentos para apostar por la semilla certificada, que mejora las producciones y financia la investigación en variedades”.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img