spot_img

La publicación agraria líder

viernes, diciembre 2, 2022
spot_img
InicioAgricultura ecológica"El viñedo ecológico tiene este año menos problemas sanitarios que el convencional"

“El viñedo ecológico tiene este año menos problemas sanitarios que el convencional”

La viticultura ecológica sigue ganando adeptos, tanto entre los consumidores como entre los viticultores y bodegueros. Cada vez son más los que se plantean convertir su explotación hacia lo ‘eco’, y quienes se lanzan a esa transformación para atender una creciente demanda.

La producción agroalimentaria en su versión ecológica tiene su principal mercado más allá de los Pirineos, lo que también se aplica al vino, de modo que las grandes bodegas no solo trabajan por ampliar el mercado nacional, sino que pugnan por aprovechar el hueco que brinda la exportación.

Se trata de un sector marcado por la innovación, que trabaja en el contexto de un horizonte que se va ampliando con los años; la transformación es un proceso de escasa dimensión todavía, pero que avanza sin detenerse. De ahí la importancia de jornadas como la celebrada en Roa el 19 de septiembre, dedicada a la divulgación de lo ecológico entre los profesionales de la viña y el vino.

El programa incluía una Mesa de Experiencias, en la que han participado diferentes agentes para compartir sus conocimientos.


“La clave está en tomar las decisiones adecuadas, sobre todo en relación con la conducción y el portainjertos”


Jesús Lázaro, de la bodega ribereña Adrada Ecológica, posee un viñedo 100% ecológico y destaca que, pese a los tópicos, el viñedo no tiene más problemas por seguir este tipo de trabajo. Más bien al contrario, y de hecho este año ha tenido menos que el viñedo convencional. No ha tratado contra el mildiu y solo ha visto este hongo en una hoja, mientras en el conjunto de la comarca el ataque era muy importante.

Destaca que la clave de la agricultura ecológica “está en tomar las decisiones acertadas en su momento”, sobre todo en relación con la conducción del viñedo y el portainjertos; a partir de ahí, la clave está en “saber leer los años”.

Por su parte Javier Álvarez, del organismo CCL Certificación, ha descrito la labor de su compañía inspeccionando tanto viñedos como instalaciones de elaboración. Lleva quince años certificando y ha detectado “un interés creciente, tanto entre los bodegueros y viticultores como entre los consumidores”.

Se ha felicitado por la jornada celebrada en la sede del Consejo Regulador de la DO Ribera del Duero, en Roa, “porque hace falta mucha divulgación para ampliar la cultura de lo ecológico”, en un proceso donde no faltan las sorpresas, como las de aquellos viticultores que trabajaban de forma tradicional “y se han dado cuenta de que estaban muy cerca de lo ecológico. Como consecuencia, han hecho la transformación a ecológico con un cambio muy pequeño en sus protocolos de trabajo, pero con un valor añadido muy importante en su uva”.

Miguel Ángel Peñalba, de Torremilanos, ha destacado que la bodega cuenta con 200 hectáreas de viñedo “100% ecológicas, 100% biodinámicas y 100% con el sello Bio Suisse, que es más estricto que la norma ‘eco’ europea y que nos exigen algunos clientes”.

El proceso para introducir estas técnicas en la bodega se inició hace 14 años y desde hace nueve el viñedo y el vino son 100% ecológicos.

Como agricultor destaca que entre el ahorro en insumos, las subvenciones y el precio que obtiene por la producción, “la viticultura ecológica resulta una opción muy rentable”.

También ha participado Laura Velasco, de la delegación territorial de Comercio (del Ministerio de Industria) en Castilla y León, para quien la principal demanda de lo ecológico está en otros países occidentales, como EEUU, Alemania, el Reino Unido o Escandinavia.


Muchos han descubierto que dentro de lo ‘eco’ trabajan mejor y gastan menos en insumos


“Los consumidores de esos países tienen más conciencia de lo que significa lo ecológico y también mayor poder adquisitivo”, ha recalcado. También ha destacado las acciones que realiza su departamento en el marco del Icex para ayudar a comercializar en determinados países. Para que una bodega pueda participar “debe reunir dos requisitos: que sea un vino de calidad y que no pose distribución en el país objeto de la acción”.

Para Velasco, “el futuro sonríe a estas producciones porque tanto en esos países como en España va a seguir aumentando la demanda de vinos biodinámicos, naturales y ecológicos”.

Entre los participantes en la Mesa de Experiencias también se encontraba Ángel Amurrio, de la compañía Biodinámica Tierra Viva, una empresa de colaboración y asesoramiento para la conversión de convencional a ecológico o a biodinámico.

Según su testimonio, son numerosos los viticultores de toda España que están haciendo la transformación de lo convencional a lo ecológico, después de descubrir “que dentro de lo ‘eco’ trabajan mejor y gastan menos en insumos, de modo que es un método de trabajo más respetuoso con el entorno y más rentable”.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img