spot_img

La publicación agraria líder

sábado, mayo 28, 2022
spot_img
InicioViñedoEl viñedo evita las enfermedades pero arrastra dos semanas de retraso

El viñedo evita las enfermedades pero arrastra dos semanas de retraso

Las lluvias primaverales han beneficiado el desarrollo de las cepas, aunque el retraso vegetativo es generalizado en torno a dos semanas.
La vendimia pinta bien. Aún es temprano para hacer pronósticos sobre las producciones y la futura calidad de los vinos en la mayoría de las denominaciones de origen de Castilla y León, pero el viñedo está muy sano y apenas ha sufrido daños por heladas –excepto en Tierra del Vino de Zamora, Arribes y algunas zonas de Ribera- y tormentas. Las lluvias primaverales han beneficiado el desarrollo de las cepas, aunque el retraso vegetativo es generalizado en torno a dos semanas.

El estado sanitario de la vid en la Ribera es “excepcional”, aunque todavía es muy pronto para hacer previsiones sobre la producción; es de las últimas zonas de España en vendimiar. No ha habido daños por excoriosis ni por mildiu. La acariosis ha tenido mayor incidencia que en pasadas campañas, pero sin ocasionar perjuicios.

Las lluvias no han perjudicado a las viñas; la pluviometría ha sido inferior a la media anual, con excepción del mes de marzo, y solo se han registrado pequeñas heladas.

Ahora las miradas están puestas en las posibles granizadas y en las heladas que pueden afectar a la zona a finales de julio y principios de agosto. En el momento actual la planta presenta un retraso de casi dos semanas, aunque los técnicos confían en que la diferencia disminuirá con rapidez.

La vendimia en Cigales se prevé de muy buena calidad y, también, con buena producción debido a la elevada pluviosidad primaveral. La uva está muy sana y la producción podría alcanzar los 9 millones de kilos según los cálculos del Consejo Regulador, un millón más que en 2012.

El pedrisco cayó sobre la zona muy pronto y las tormentas no incidieron de lleno en las cepas. La subida de las temperaturas veraniegas, que no haya llovido y el viento han evitado la aparición de enfermedades.

Ahora el viñedo arrastra un retraso de dos semanas, de manera que la vendimia podría retrasarse hasta finales de septiembre o principios de octubre.
La DO cuenta esta campaña con 2.100 hectáreas de vid, 100 menos que la temporada pasada debido, en su mayor parte, a que algunos agricultores no profesionales se han jubilado sin que nadie haya tomado el relevo en la actividad.

Las plantaciones de la DO Toro tampoco registran ningún problema fitosanitario, tal y como explica su presidente, Amancio Moyano. La uva está algo retrasada por falta de temperatura, pero si el sol sigue calentando recuperará el tiempo perdido.

Aunque la tinta de Toro está perfectamente adaptada al terreno y la climatología local, ha agradecido mucho la abundancia de agua caída esta primavera, especialmente tras una campaña tan seca como lo fue la pasada. El agua ha propiciado un brote muy vigoroso y que las cepas se recuperen del déficit de agua de 2012.

La comarca padeció heladas el último fin de semana de abril y, aunque resulta difícil todavía hacer una valoración precisa de las consecuencias, algunas viñas concretas han tasado los daños hasta en un 70%.

Si las temperaturas se mantienen cálidas y no hay humedad, como está previsto, evitarán las enfermedades y no será necesario aplicar tratamientos químicos a la planta, que tampoco son habituales en una zona en la que se practica una agricultura del viñedo con métodos casi exclusivamente ecológicos.

Toro cuenta para 2013 –la vendimia suele ser a mediados de septiembre– con 5.700 hectáreas productivas, lo que supone apenas 25 más que el año pasado.
La vid está acabando la floración en Rueda. Todo apunta a una buena cosecha, a la espera de la incidencia que tenga el viento en el desarrollo del cuajado, según apunta el director técnico de la DO, Jesús Díez de Íscar. Las abundantes lluvias han resultado perfectas para la verdejo.

En primavera hubo temperaturas bajo cero en tierras segovianas y en algunos viñedos de zonas bajas, pero sin afectar a extensiones importantes. Fueron heladas tempranas que dan margen a la planta para que se recupere. El pedrisco ha afectado más a las hojas que al brote, así que no ha tenido consecuencias serias. No hay riesgo de enfermedades en la comarca.

Las bajas temperaturas nocturnas registradas durante la primavera ralentizaron el crecimiento pero, tras la aparición del calor en las últimas semanas, las plantas se han reactivado. Aun así, los viñedos de Rueda acumulan un retraso de un par de semanas que también podría posponer la recogida de las 12.800 hectáreas disponibles respecto a las fechas habituales, si las temperaturas no se mantienen altas.

En la DO Cigales recogerán 9 millones de kilos, un 11% más que durante la última campaña

El retraso en Arlanza es considerable; las vides están floreciendo estos días cuando lo normal es que lo hubieran hecho hace más de dos semanas. Sin embargo, las cepas han recuperado gran parte del tiempo perdido porque hasta hace poco llevaban un mes de desfase. Resulta imposible hacer previsiones aún. Las 4.050 hectáreas en producción de la DO presentan un estado sanitario perfecto.

En las DO de Arribes, Tierra de León, Bierzo y Tierra del Vino de Zamora la salud del viñedo es muy buena. En Arribes está terminando la floración, aunque las heladas de mayo y junio causaron bastantes daños. La vendimia está prevista en Tierra de León para mediados de septiembre con una producción similar a la de 2012. En Tierra del Vino de Zamora las heladas afectaron a la totalidad del viñedo, de manera que la producción se reducirá en un 60% y la vendimia no comenzará hasta bien entrado el mes de octubre. La viña tiene más carga de racimo que otros años en El Bierzo, aunque las heladas afectaron a la planta cuando estaba recién brotada.

Las claves

Heladas y pedrisco. En general, las heladas fueron tempranas, así que las plantas se han recuperado. El granizo ha tenido poca incidencia.
Retraso. Las bajas temperaturas nocturnas han demorado el crecimiento, pero hay margen para la recuperación.
Producción. La viña de El Bierzo tiene más carga de racimo que otros años, a pesar de que fue afectada por las bajas temperaturas.
ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img