spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, mayo 18, 2022
spot_img
InicioViñedoIntercepas, la solución mecánica para las malas hierbas en el viñedo

Intercepas, la solución mecánica para las malas hierbas en el viñedo

Estructuras Metálicas Juansa diseña y fabrica algunos de los modelos más eficaces para controlar la maleza en la viña sin usar fitosanitarios. El intercepas mixto marca un hito en este tipo de aperos, ya que no hace trabajar la bomba del tractor ni calienta el aceite
Estructuras Metálicas Juansa acumula una larga experiencia de 34 años trabajando para que el agricultor disponga de la maquinaría más eficaz para su trabajo. La empresa con sede en Pedro Muñoz (Ciudad Real) construye y monta naves agrícolas e industriales, y fabrica todo tipo de aperos para la viticultura: remolques, carros para abonar, cultivadores, sarmentadores, y otros. Mención especial merecen los intercepas, un tipo de apero del que la marca comercializa cinco modelos diferentes.

En Castilla y León cada vez trabajan más intercepas mixtos de Juansa. Este diseño propio incorpora muelle y está accionado por aceite. Al llevar un circuito independiente, no se calienta ni acusa las altas temperaturas como si estuviera conectado al tractor. Utiliza un sistema abierto en el que solo actúa el pistón para recoger la cuchilla al pulsar el palpador. Este intercepas de última generación, que lleva dos años en el mercado, evita así que la bomba del tractor realice trabajo extra.

El fabricante lo denomina mixto porque combina la acción mecánica (para remover la tierra) con la hidráulica (para recogerse cuando se topa con la cepa). “Es lo mejor que hay ahora mismo en este ámbito porque no altera la función de las bombas de los tractores, no hace trabajar a los aceites como otros, ni necesita una bomba independiente. Se puede instalar en cualquier tractor; lleva dos boquillas, una de presión y otra de retorno. No tiene ningún efecto secundario que haga que el tractor trabaje más o que se gaste antes la bomba ya que prácticamente la mitad del esfuerzo lo hace de manera mecánica”, explica Ángel López, uno de los gerentes.

Cultivador con rodillo

Patentes propias

Juansa, que está presente en las ferias de maquinaria agrícola más importantes, cuenta en su catálogo también con más intercepas que funcionan con motor, además de otros que trabajan solo con muelle. La fabricación la llevan a cabo en sus instalaciones de Ciudad Real bajo patentes propias. Estos intercepas se distinguen, entre otras virtudes, por su gran fiabilidad mecánica y a la hora de laborear.

Apenas tienen averías. El cultivador es extensible, de manera que el tractorista lo puede adaptar a cualquier ancho de plantación sin necesidad de echar pie a tierra ni de manipularlo de manera manual. Talleres Famysa, en Peñafiel, es el distribuidor de los intercepas de Juansa para Ribera del Duero, Cigales y Rueda.

El trabajo del apero de Juansa permite hacer una buena labor, la altura a la que trabaja es regulable. “Ara entre cepa y cepa, de manera que te evita usar herbicidas. Con este sistema el viticultor puede prescindir incluso de los productos ecológicos contra las hierbas, y en un par de años amortiza la inversión”, asegura López.

El intercepas mixto vale 900 euros. El apero completo ronda los 4.500 euros. Se trata de una herramienta muy versátil, ya al quitar el palpador también se puede utilizar en las viñas de vaso como candelero giratorio. Juansa fabrica otros intercepas con grada de muelle, al que se le puede adaptar un rodillo extensible según la anchura del cultivador. También los hay con rastra o tabla para allanar el terreno.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img