spot_img

La publicación agraria líder

domingo, noviembre 27, 2022
spot_img
InicioViñedoLa tormenta del jueves maltrata a un viñedo que ya estaba ‘tocado’...

La tormenta del jueves maltrata a un viñedo que ya estaba ‘tocado’ por las heladas

Las comarcas vitícolas vivieron con preocupación la tromba de agua, acompañada de granizo, que hizo acto de presencia en la tarde del jueves. La lluvia dejó de 20 a 30 litros por metro cuadrado en la mayor parte de los municipios, aunque en algunos se alcanzaron los 50 litros

Plantas maltratadas y alguna hoja arrancada son una mala noticia para el viñedo de Castilla y León, aunque la principal preocupación de agricultores y consejos reguladores está en las consecuencias de las heladas.

Agustín Alonso, director técnico de la Ribera del Duero, destaca que las heladas registradas el 30 de abril y el 13 de mayo tendrán consecuencias sobre la producción de este año, si bien el grado de afectación depende de la situación de cada parcela.

Con carácter general se puede decir que la peor parte se ha han llevado aquellas fincas con una situación “complicada”, como los fondos de valle.

En cualquier caso, el viñedo está en mejor situación para recuperarse de esta incidencias que el año pasado, gracias sobre todo a las reservas de agua de las que dispone la planta. Para Alonso, también tendrá su papel el grado de desarrollo de la planta, que presenta un retraso en su desarrollo de unos cuatro días. La brotación se inició el 24 de abril en la Ribera del Duero.

50 litros por metro cuadrado en La Seca

La tromba de agua del jueves fue especialmente intensa en la DO Rueda, con municipios como el de La Seca, donde cayeron 50 litros por metro cuadrado.

El departamento técnico del consejo regulador todavía está evaluando los daños ocasionados por la fuerza de agua y la escorrentía, aunque lo que preocupa al conjunto de la comarca es de nuevo el efecto de las heladas.

Esmeralda García, enóloga de la bodega Avelino Vegas, destaca que la helada de la semana pasada fue más intensa en las parcelas situadas a menor altura. El viñedo afectado puede suponer una reducción de la producción de entre el 5 y el 10%, pero habría sido peor de no haber tomado las medidas oportunas en su momento.

García destaca que la bodega había hecho una buena previsión de las labores en la parte del viñedo situada en los valles, donde la poda se realizó en la última semana de abril, con la consiguiente ralentización en la brotación.

“Sacar a san Isidro para que no llueva”

“Habría que saca a san Isidro en procesión para que no llueva”. Se expresa con ironía la directora técnica de la DO Cigales, Águeda del Val, que lamenta la “paliza mayúscula” que se ha llevado el jueves un viñedo ya agotado después de dos años de sequía, a lo que hay que añadir las heladas del año pasado. Una planta “que tenía una ganas enormes de brotar”, dado el retraso vegetativo de unos quince días que arrastra.

Aunque la lluvia se ha llevado por delante hojas y alguna rama, las consecuencias no serán mayores gracias a que la mayor parte del viñedo se encuentra situado en laderas.

En cuanto a la helada del domingo 13 de mayo, más fuerte que la producida en abril, puede haber afectado a un 15% del viñedo amparado por la DO. La peor parte se la han llevado las plantas situadas en los valles y las de menor edad.

En todo caso, cabe esperar una campaña de uva de buena calidad en la DO Cigales, “aunque sería necesario que fuera mejor que el año pasado también en cantidad”, apunta Del Val.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img