spot_img

La publicación agraria líder

sábado, febrero 4, 2023
spot_img
InicioViñedoTodo apunta a una añada 2015 de elevada calidad

Todo apunta a una añada 2015 de elevada calidad

La calificación de las diferentes vendimias ha perdido relevancia en el ámbito científico, pero se perpetúa como destacada herramienta de promoción en todas las zonas vitivinícolas. Cigales y Ribera han dado a sus añadas la nota de Excelente y las demás pondrán la nota entre mayo y junio; los vinos analizados hasta ahora hacen esperar elaboraciones de alta calidad
Los diferentes consejos reguladores siguen escogiendo con cuidado la fecha en que se califica la añada, dado que la prueba va reforzando su papel de evento promocional. La meteorología de 2015 y los vinos que se han venido analizando hasta la fecha hacen prever una calidad muy elevada, y como muestra un par de botones: Ribera del Duero y Cigales ya han celebrado sus respectivas catas de calificación y han otorgado sendas notas de ‘excelente’.

Esta ha sido la nota unánime en el caso de la Ribera del Duero, donde de un comité formado por nueve de los mejores sumilleres de España, integrados en restaurantes que suman 17 estrellas Michelin. Según el consejo regulador, los vinos de 2015 “poseen una impresionante intensidad colorante”, gracias a las excepcionales condiciones lumínicas de la maduración, con matices muy violáceos y ribete estrecho. En fase olfativa presentan importantes tonos frutales, especialmente en la gama de los frutos negros, mientras en fase gustativa los vinos se definen por un muy buen equilibrio y un potencial tánico alto: taninos dulces que denotan la buena maduración fenólica de las bayas.

Por su parte, la Denominación de Origen Cigales convocó un panel de cata compuesto por 20 profesionales del sector, que puntuaron diez muestras representativas de la cosecha 2015. El pleno extraordinario posterior ratificó la ponderación de las valoraciones recogidas, considerando la representatividad de cada vino en relación con el total de litros de vino elaborado.

Por su parte, a DO Toro celebra su Feria del Vino el primer fin de semana de junio, cuando está prevista la calificación de la añada por un comité de expertos compuesto por entre 70 y 90 catadores, entre periodistas, sumilleres, técnicos y enólogos.

El resto de denominaciones contempla la cata entre mayo y junio. En el caso del Bierzo la directora técnica, Carmen Gómez, señala que tiene grandes esperanzas respecto a los tintos jóvenes. Respecto a los blancos, ofrecen muy buena nariz, con una boca afrutada y agradable. “Los rosados también vienen varietales y afrutados”, apunta. 2015 fue un año normal en cuanto a precipitaciones y la vendimia arrancó pronto. Aunque hizo calor, no hubo pasificación en la uva, que llegó a las bodegas en buen estado.

Carlos Capilla, director técnico de la Denominación de Origen Arribes, apunta que la añada de 2015 le da “muy buenas vibraciones”. “Será una añada muy similar a la de 2009, muy buena casi excelente, y a la de 2011, calificada de excelente”. En su opinión, se trata de una añada con mucha fruta, con un buen equilibrio acidez-alcohol.

Desde la DO Arlanza, José Ignacio Marqués, recuerda que las lluvias interrumpieron unos días la vendimia 2015, lo que permitió a la uva finalizar la maduración fenólica. Los vinos calificados hasta ahora para salir al mercado, fundamentalmente blancos y rosados, pero también algún tinto joven, apuntan bien. Los rosados son bastante ácidos, como corresponde a una zona fría como el Arlanza, y los tintos jóvenes son muy expresivos en nariz, potentes en boca, “pero sin esa tanicidad que caracterizaba a la zona”. “Hay condiciones para que sea una añada muy buena”, apunta Marqués.

Por su parte Alejandro González, director técnico de la DO Tierra de León, espera con cierta ilusión la calificación de la añada, puesto que bodegueros y consejo regulador pretenden mantener el nivel de 2014, cuando el año se calificó como excelente por primera vez. 2015 se desarrolló meteorológicamente de forma similar “y ahora lo lógico es que se mantenga el nivel”, subraya. Por lo visto hasta ahora, los tintos de prieto picudo mantienen el nivel, al igual que los blancos de la variedad albarín.

También en la Tierra del Vino de Zamora el año fue bueno desde el punto de vista meteorológico. El director técnico, Javier Aparicio, destaca que se han calificado muchos blancos y algún rosado, “que se han manifestado muy aromáticos y con mucha fruta”. Buenas perspectivas para una DO en la que el 100% de la uva tinta ya es tempranillo, y con unos blancos que van subiendo en porcentaje.

La DO Rueda no tiene fecha para celebrar la cata de calificación, pero también aquí las expectativas son buenas. El excelente estado sanitario en que la uva llegó a la bodega y su correcta maduración hacen augurar unas perspectivas de calidad muy positivas, según e consejo regulador. Jesús Díez de Íscar, director técnico de la DO, confirma que los vinos de la denominación “van a tener en general más estructura de boca, porque la uva ha dado más concentración. Por tanto, se espera que la personalidad de la Verdejo se marque aún más”.

Las altas temperaturas registradas durante los meses de junio y julio y el estrés hídrico sufrido por la planta hicieron que el tamaño y peso medio de las uvas fuera menor que en la vendimia 2014.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img